Prosa aprisa/Arturo Reyes Isidoro/Va David Velasco por PRD-PAN para Xalapa

4551

 

¿Por el hecho de que personajes políticos están brincando de un partido a otro para tratar de obtener una candidatura a presidente municipal, mejorará la práctica política en Veracruz y en automático cambiarán para ser otros y mejores, o para ser honestos, trabajadores, transparentes los que nunca lo han sido?

Indudablemente, se han perdido principios, ideologías, convicciones, disciplina, militancia, identidad partidista, y ha ganado terreno un pragmatismo alimentado por la ambición por el poder, basado en la máxima de que el fin justifica los medios (la máxima la escribió Napoleón Bonaparte en la última página de su ejemplar de El Príncipe de Nicolás Maquiavelo), o sea, que nuestros políticos, sin ningún reparo ético ni respeto a los electores ni a ellos mismos, se están encaramando en el partido que se deje para intentar alcanzar su propósito.

Llama la atención que curiosamente esta vez las mayores deserciones las sufre el PRI, otrora hegemónico, poderoso, con una férrea disciplina en la que todo aquel que se salía del corral sufría las consecuencias, que podían ir hasta su muerte política, que equivalía que lo echaran del paraíso tricolor, y los tránsfugas, los trapecistas brincan ahora o al PAN-PRD o a Morena, esto es, los supuestos herederos de la Revolución mexicana saltan sin el mayor pudor lo mismo a la derecha que a la izquierda, o a esa mescolanza de derecha-izquierda que ahora gobierna Veracruz.

El abandono que sufre el otrora partidazo no es más que reflejo de la crisis por la que atraviesa luego de que perdió la gubernatura y de la pesada carga que sigue siendo la herencia maldita de Javier Duarte, que hizo que el electorado lo vea como sinónimo de corrupción y de malas prácticas y viejos vicios y le niegue el voto en las urnas. Atrás quedaron, y creo que para siempre, aquellas frases “carro completo” y “de todas todas” que estuvieran de moda mucho, pero mucho tiempo, cuando el PRI y sus candidatos ganaban todas las posiciones, lo mismo alcaldías que diputaciones, senadurías que gubernaturas y la Presidencia.

¿Por qué todos se quieren ir al PAN-PRD o a Morena? Porque son los partidos de moda. Unos tienen el poder estatal ahora y eso les garantiza una alta probabilidad de triunfo. Se tiene la percepción de que el híbrido blanquiazul-amarillo ganará el mayor número de alcaldías, y los morenistas lo seguirán en número, consecuencia de estar aglutinando una considerable masa del descontento popular y de aprovechar el populismo de su líder nacional, Andrés Manuel López Obrador, que tiene una buena clientela.

En el fondo, el reciente pleito verbal del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares y del Peje tabasqueño no es más que el reflejo adelantado de la batalla electoral por ganar la preferencia de los veracruzanos y el mayor número de alcaldías, con la ventaja, a juicio mío, de que el PAN-PRD tiene mejor y más grande estructura como partido y electoral en el Estado, además de que ahora jugará a su favor estar en el poder.

¿Pero el hecho de que abanderen ahora a los tránsfugas del PRI garantiza que harán mejores gobiernos? No lo creo. Árbol que nace y crece torcido jamás su tronco endereza, dice el refrán. Tampoco abona a la democracia pues no se fortalecen valores y principios. Pero, tristemente, esto es lo que tenemos y vamos a padecer en forma irremediable.

La política en Veracruz no es para hombres bien intencionados, para ciudadanos limpios, aunque haya casos excepcionales como lo fue el de Ricardo Ahued Bardahuil en Xalapa. Lo trata de imitar el empresario mueblero e inmobiliario Nicanor Moreira Ruiz, con raíces españolas, quien viene picando piedra desde el año pasado en busca de ser el próximo alcalde de la capital del Estado. De su bolsillo, considero que lleva invertida en su empresa política una buena cantidad ya, dándose a conocer, promoviéndose.

Empezó como ciudadano independiente y habiendo podido hacerlo, no buscó ser candidato por el PRI. Al final ha buscado cobijo en el PRD-PAN y su más fuerte competidora es la joven Ana Miriam Ferráez, de la poderosa familia radiofónica con ese apellido, empresaria de alguna forma también, pero de pronto, ¡zas!, a los dos les acaba de brincar el conejo en sus propias narices cuando se ha oficializado que les surgió otro competidor de peso, con la experiencia política que no tienen ellos porque ya fue alcalde y diputado por el PRI, David Velasco Chedraui, miembro de una familia de empresarios más poderosos que la de los otros dos, dueños del consorcio Chedraui, donde la familia está de acuerdo.

¿Por qué de pronto el PRD-PAN se sacó de la chistera a David? Uno, indudablemente por lo que representa su apellido y su familia; dos, porque tal vez una encuesta lo posiciona mejor entre el electorado que a Nicanor y que a Ana Miriam, amén de que Velasco Chedraui ha mantenido permanente presencia en las colonias de Xalapa desde que fue presidente municipal; tres, por la experiencia que ya tiene para gobernar; cuatro, por ser ampliamente conocido en la capital; y cinco, por el vínculo del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares con sus tíos Alfredo y Antonio, quienes presidieron aquel comité de financiamiento del PRI cuando el presidente del CDE era precisamente el hoy gobernador.

En David debe reconocerse su persistencia. También desde el año pasado, aunque en forma callada, viene trabajando su proyecto político. En principio pensaba ser el candidato del PRI y buscar el apoyo de Ricardo Ahued, ambos empresarios cuyas familias tienen fuertes vínculos. En algún momento pensó incluso ser candidato de Morena, pero lo batearon, y ahora ha terminado de aliado con el grupo en el poder y con poder. Moreira está a punto de sufrir su primera decepción en su incursión política. Anoche, en fuentes allegadas al CDE del PAN se me dio casi la seguridad de que David será el candidato amarillo-blanquiazul e incluso se me sugirió que le quitara el casi.

Una encuesta a finales del año pasado en poder de la familia Chedraui arrojaba como verdaderamente competitivos por Xalapa sólo a cuatro personas: Ricardo Ahued Bardahuil, quien ha declinado participar; Cinthya Lobato Calderón, ahora diputada del PAN, quien también ha dicho que no; el candidato de Morena, Hipólito Rodríguez Herrero (entonces no se conocía su nombre); y David Velasco Chedraui.

Qué cosas. Si se confirma la especie, o si se reconfirma, uno de sus operadores podría ser Eduardo “Tato” Vega Yunes, quien como candidato del PAN a diputado federal estuvo a punto de ganarle a Alejandro Montano Guzmán, quien ahora irá como candidato del PRI. Si en lo personal Ahued apoya a David, entonces Morena la tendrá complicada. No se duda que muchos priistas terminen apoyándolo.

¿Se imaginan a Miguel Ángel Yunes Linares con el control de Xalapa y Veracruz, las dos capitales emblemáticas del Estado, una política, la otra representativa por su historia y su riqueza cultural? ¿Más Boca del Río, con una gran pujanza económica?

Súper puente

Luego de las labores normales de este viernes, en Xalapa comienza un largo puente por los días de asueto que dan con motivo del carnaval de Veracruz. La burocracia descansará lunes y martes y en la Universidad Veracruzana el asueto se prolongará hasta el miércoles ya que se corrió para esa fecha el día de descanso por el aniversario del Fesapauv, el sindicato de académicos… En la sala de cabildo del Palacio Municipal, a las seis de la tarde tendrá lugar este viernes un “conversatorio” con el título: “La autobiografía: Tiempos de mis Memorias” del doctor Rubén Pabello Rojas, como fuente para la investigación histórica de Xalapa”. Participarán Sonia García García y Daniel Méndez Vivanco… Carlos Brito Gómez comparte la tarde de este viernes el pan y la sal con grupo de amigos con motivo de su cumpleaños… Parece que también habrá malas noticias para los que acaban de entrar a trabajar en el nuevo gobierno panista-perredista, ya lo comentaré con más detalles… Aprovecharé el puente para irme a la Feria Internacional del Libro en el Palacio de Minería en la Ciudad de México. Estaré de vuelta con la columna tal vez hasta el miércoles, a menos que mi tiempo me permita antes.