Prosa aprisa/Arturo Reyes Isidoro/El “mago” Bravo Contreras

4144

 

Así sí. Papelito habla.

Sobre el escándalo de los presuntos medicamentos oncológicos clonados, apuntaba yo ayer que “por todo lo que ha venido diciendo, no estaría mal que se llamara a comparecer a Nemi Dib para que aportara las pruebas que tenga sobre las denuncias que ha hecho, incluso para determinar si el anterior fiscal, Luis Ángel Bravo Contreras, encubrió anomalías y a exfuncionarios”.

Esto, luego de que el miércoles volvió a citar, en declaración a Ángeles González Ceballos, que presentó 400 denuncias por anomalías que detectó tanto durante su gestión como Secretario de Salud como de administraciones pasadas.

Ayer, enseguida, hubo una reacción del actual fiscal, Jorge Winckler Ortiz, quien pidió a Juan Antonio “Toño” Nemi que le llevara los acuses de recibo de que presentó las denuncias porque, declaró, “aquí no hay ninguna denuncia presentada por el señor”.

A Toño le gusta el son montuno y que le dan maracas. Presto, el cordobés no se hizo del rogar y ventiló de inmediato con documentos las denuncias presentadas por los Servicios de Salud de Veracruz (Sesver) en el periodo 2013-2014. Los mostró aunque no quedó claro si se los llevó al Fiscal, como se lo solicitó.

A reserva de lo que arroje la investigación que según Winckler se realizará con base en una denuncia formal que hará la Contraloría General del Estado sobre el caso, el anterior fiscal, Bravo Contreras, estaría metido hasta las manitas pues si no existe ninguna denuncia en la Fiscalía entonces es obvio que Luis Ángel las desapareció, encubrió presuntos actos de corrupción y otorgó impunidad a los responsables en lugar de investigarlos y proceder contra ellos.

El caso para Winckler se complica porque no obstante una serie de señalamientos que había en contra de su antecesor por diversas inacciones u omisiones como fiscal, también a él se le dejó ir tranquila e impunemente hasta con un abrazo cuando se dio su relevo y ahora ¿saben cuándo lo van a encontrar? ¡Nunca!

El “mago” Bravo Contreras  (porque está cabrón desaparecer así como así ¡400 denuncias penales!) para eso fue puesto en el cargo por su patrón Javier Duarte, para que lo encubriera y protegiera y, ya se ve, cumplió cabalmente (lo había impuesto con la complicidad de los diputados de la anterior Legislatura para un periodo de nueve años, seguramente pensando que en ese tiempo prescribirían sus delitos).

No se sabe si Toño Nemi denunció también las anomalías ante la Contraloría General del Estado aunque se supone que el Contralor interno tuvo que estar enterado de todo y haber reportado a las oficinas centrales, y, por ahora al menos, no se sabe si también en su momento el Órgano de Fiscalización Superior del Estado (Orfis) detectó los ilícitos aunque si lo hizo habría que explicar por qué no presentó la denuncia correspondiente.

Esto, al final de cuentas, resultaría todo un salpicadero, al menos un salpicadero mediático porque hasta ahora no se ha ejercido acción penal ni contra Duarte ni contra “su banda”, de la que Luis Ángel Bravo Contreras, por lo expuesto públicamente ayer, resulta también un socio distinguidííííísimo.

Pero ahora a ver si por fin actúas, Winckler.

Leonel Bustos pagará por ingenuo y confiado

Sobre el caso de Leonel Bustos Solís, extitular del Régimen Estatal de Protección Social en Salud (Seguro Popular), a quien lo acusan por los delitos de peculado y desvío de recursos por 2 mil 300 millones de pesos, no hace mucho un pequeño grupo de columnistas y directores de medios escuchamos la versión de que quien se lo llevó al baile fue el entonces Secretario de Finanzas, Mauricio Audirac Murillo.

Según la versión, Bustos no habría tomado ningún dinero pero sí creyó y confió en Audirac quien le embaucó pidiéndole el dinero dizque para administrárselo bien y con ganancias y permitió que lo retiraran de una cuenta especial que tenía de la dependencia y se lo llevaran a la caja de Finanzas, de donde nunca volvió a saber más, aunque quedó seriamente comprometido porque firmó documentos de conformidad.

Así, el hombre no tendría escapatoria y lo menos malo que le esperaría sería que entregara sus bienes, aunque no le alcanzarían para reponer lo desviado, y lo peor sería que fuera a dar a Pacho Viejo, a La Toma o al penal de Villa Aldama.

La responsabilidad penal no la libraría Bustos Solís, aunque le quedaría de consuelo denunciar con nombre y apellido a quien lo tiene metido en un serio y grave lío legal y hacer pública la maniobra de la que fue objeto, incluso podría, a su vez, presentar otra denuncia penal por el timo del que fue víctima, o quedarse callado y comerse él solo todo el pastel. Pero, o habla ahora o calla para siempre.

Como dijera Paquita, buena para nada

En el PRI estatal siguen con el circo.

El dirigente nacional, Enrique Ochoa Reza, está naufragando con la flamante delegada que envió y que está haciendo las funciones de dirigente estatal luego de la renuncia al cargo de Felipe Amadeo Flores Espinosa.

Ayer nuevamente volvió a arremeter en su contra ¡la Secretaria General del CDE, Regina Vázquez Saud! Como en el estribillo de Paquita la del Barrio que repite en sus canciones, la acayuqueña le dijo prácticamente a Lorena Martínez Rodríguez que es ¡buena para nada! ¿Me estás oyendo inútil?

La guapa y carismática dirigente estatal del tricolor se quejó que la aguascalentense no ha venido a solucionar nada.

En estricto rigor, conforme a los estatutos del tricolor Regina, por prelación, debió haber subido a la presidencia al quedar acéfala, hasta en tanto no se nombre formalmente en convención al nuevo dirigente estatal. Pero dijo ayer que la semana pasada se reunió con Lorenita para preguntarle qué ondas y es la hora en que no le da luz al respecto.

Pero Reginita está escupiendo para arriba. Está pidiendo una consulta a la base, que se tome en cuenta a la militancia para elegir al nuevo presidente porque, dice, si hay una imposición los puede llevar a la derrota en el proceso electoral municipal del 4 de junio, en fin, le está pidiendo peras al olmo porque está demandando lo que nunca ha habido en su partido: democracia.

La exalcaldesa de Acayucan y exdiputada federal del PAN por el mismo distrito se olvida que ella fue también producto de una imposición, de un fulminante dedazo, porque llegó al cargo que ostenta en el CDE por voluntad y capricho de Javier Duarte de Ochoa, o sea, entonces no pidió que se consultara a la base para ver si la querían a ella o no como Secretaria General. ¿O ya se le olvidó?

Pero su actitud de rebeldía no refleja más que la indisciplina, la división y el desastre que envuelve al PRI estatal, cuya cúpula está haciendo todo lo posible por enviar a un honrosísimo tercer lugar a su partido en la elección municipal en puerta. Seguro lo van a lograr.

Por lo demás, cómo han cambiado las cosas en el tricolor. En sus mejores tiempos, una crítica a una delegada, a un delegado, hubiera equivalido a una crítica al dirigente nacional y hasta al mismo Presidente de México y, como ahora en el caso de Regina, no sólo la hubieran destituido ipso facto del cargo partidista sino también la hubieran despojado de su curul y de paso hasta le hubieran inventado delitos y la hubieran enviado un buen tiempo a la sombra.

Pero el PRI se cae en pedazos ahora y el líder natural, Enrique Peña Nieto, arrastra una aceptación de sólo 9% y ya todos bailan encima de él, hasta sus propios compañeros de partido. Evocando a don Rubén Pabello Acosta, que sea por Dios y venga más, como decía mi abuela.

Regina no tarda en brincar al PAN, partido en el que ya militó. Sus votos en Acayucan son atractivos.

Una noticia buena

Tranquilizadora la noticia dada ayer por el Secretario de Educación, Enrique Pérez Rodríguez, de que la Universidad Popular Autónoma de Veracruz (UPAV) no sólo permanecerá, sino que mejorará académicamente, se le dotará de espacios dignos, permanecerá en los lugares donde ha estado funcionando, se respetará el costo de las cuotas que se han venido pagando y con todo ello se da certeza a los alumnos y egresados de que su esfuerzo para superarse a través del estudio no ha sido en vano. Bien por los beneficiados.