Política Ficción Por: Jorge Marín Barragán/ La fuerza de los ciudadanos.

1124

Especialistas en prometer, el PRI, pretendiendo arrebatar las banderas a la oposición, propone medidas que ha venido frenando en los últimos años y utiliza el tema de las plurinominales para ganar adeptos, intenta todo para ganar credibilidad infructuosamente y entre mas cede la exigencia crece.

Andrés Manuel atrapado en su estrategia electoral intenta recular y disfraza sus acciones con su eterno discurso de la desconfianza, crea un fideicomiso en donde destinará 103 millones de pesos para los damnificados de los sismos recientes, al parecer esta medida es para que su partido MORENA no pierda el resto del financiamiento del presente año y los más de 600 millones del presupuesto del 2018, de aceptarse la cancelación del financiamiento a los partidos políticos.

El llamado Frente Ciudadano integrado por PRD, PAN y MOVIMIENTO CIUDADANO, parecen dispuestos para actuar y aprovechar la coyuntura que la fuerza de los ciudadanos ha provocado, llevan sus propuestas aún más lejos proponiendo la creación del Fondo de Reconstrucción Nacional en donde se canalicen los recursos provenientes de retirar el financiamiento a los partidos, así como los derivados de un programa de austeridad que contempla el ahorro de la reducción del 50% de plazas de los altos mandos del gobierno federal, retirar  privilegios de la burocracia gubernamental como el seguro de gastos médicos, telefonía, viáticos, bonos, gasolina y boletos de avión entre otros.

Adicionalmente a estas medidas proponen ajustar los topes de campaña de manera drástica, debates obligatorios en las campañas electorales difundidos por los medios de comunicación, limitar la publicidad gubernamental y fortalecer la Unidad Técnica de Fiscalización del INE. Con estas medidas pretenden que las próximas elecciones sean las más económicas de la historia y las más escuchadas y observadas por los votantes.

Todo lo que ofertan los partidos en este escenario puede, de concretarse, generar un ahorro sustancial que serviría para llevar a cabo la reconstrucción y mitigar las pérdidas de los damnificados. Si la clase política piensa que mediante artimañas y acciones dilatorias van a timar a los ciudadanos están rotundamente equivocados, el hartazgo es demasiado y los tienen en la mira, todos están obligados a cumplir su palabra antes de las elecciones. Para empezar, de manera inmediata los partidos políticos, sin excepciones, están obligados a renunciar al financiamiento público, de no hacerlo bajo cualquier pretexto el único adjetivo que tendrán será el de mentirosos, y si no cumplen con esa parte ya no cumplirán con nada.

En los siguientes días veremos si el PRI continua cediendo a la presión social, si el Sr. López cumple su palabra y si el Frente Ciudadano logra mantener esta tendencia de cambios benéficos en los ámbitos de la justicia, la transparencia y rendición de cuentas para poner al país en la ruta del cambio de régimen.

Cabe anotar que lo que se está viviendo en México no es mérito partidista sino una demostración de la fuerza de los ciudadanos.

JORGE MARIN BARRAGAN            Orizaba, Ver. A 27 de septiembre de 2017.