Opinión Finanzas/ Por: Lino Perea Flores/PRONÓSTICOS DEL FMI PARA MÉXICO

561
Mientras el planeta Tierra es amagado en estos momentos por la amenaza de una guerra  nuclear de proporciones incalculables, en diversas latitudes del mundo las actividades humanas no parecen cambiar y se desenvuelven de manera aparentemente normal en términos económicos, de esta manera el pronóstico futuro de la economía mundial, se refiere a que esta mejorará en el presente y el siguiente años; en este sentido, con relación a la economía mexicana, se espera que su crecimiento permanezca estable y al alza. De aquí que en este entorno, el Fondo Monetario Internacional (FMI)  señale que México conservará la posibilidad de seguir teniendo abierta una Línea de Crédito Flexible hasta por 88,000 millones de dólares, ya que cumple cabalmente con los requerimientos para mantenerla vigente, sin estar en riesgo de perderla.
 
Esto lo afirma Christine Lagarde, directora gerente de ese organismo internacional, quien observa que no obstante que en México se hayan dado situaciones de caída en los ingresos fiscales petroleros, que se haya devaluado el peso mexicano, que haya incertidumbre por la revisión del TLCAN, que las tasas de interés se hayan incrementado y que a pesar de que las agencias calificadoras internacionales hayan colocado al país en revisión negativa, que la economía mexicana haya conservado un crecimiento económico que aunque modesto le ha permitido paliar estas adversidades.
 
De esta manera, la percepción de la estabilidad económica y financiera que se observa en México desde el exterior, como lo afirman los organismos internacionales como el FMI, se dice que son dignos de elogio y satisfacción y que han mostrado gran solidez por la aplicacción de las políticas económicas implementadas,  las que han venido aplicándose por parte de la autoridades monetarias del Banco de México y de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público de nuestro país.
 
Un aspecto relevante se refiere al incremento de la inflación en México y como esta se ha estado controlando en nuestro país, que ha sufrido incrementos significativos debido a los enormes aumentos recientes a los precios de la gasolina, que han impactado al sistema de precios de México, que además se ha visto agravada con la caída en los niveles de exportación del crudo mexicano que han provocado enormes déficits de operación en las finanzas públicas del país; todo ello, sin contar las mermas derivadas por la corrupción y la desviación de los recursos públicos y sobreendeudamientos innecesarios. A todo esto el Banco de México ha respondido con medidas monetarias inmediatas y correctas, para contener un mayor aumento de los precios.
 
Sin duda son estas medidas de política económica y financiera las que han permitido, al Fondo Monetario Internacional mantener las proyecciones de crecimiento de México, que estima se dará entre el 1.7 y 2 por ciento, durante los años 2017 y 2018 respectivamente. Por otro lado, el Instituto Mexicano de Finanzas (IMEF), informó que decidió incrementar la expectativa de crecimiento de México para 2017, a 1.55%, que es la primera revisión al alza que realizan desde 2014, en virtud de observar una mejoría en las expectativas de crecimiento, debido principalmente a un incremento en los niveles de consumo interno y en los niveles de desempleo, pero también debido a un incremento moderado en las inversiones productivas.
 
 
 
Comentarios: linopereaf@yahoo.com (*)Maestro en Ciencias y Doctor en Economía por la London School of Economics and Political Science, de la Universidad de Brunel y la Universidad de Londres, Inglaterra.