Opinión Finanzas/ Por: Lino Perea Flores/ EL DRAMA ASIÁTICO (I)

1289
En su monumental obra “Asian Drama: An Enquiry on the Poverty of Nations”, el afamado Premio Nobel de Economía, el sueco Gunnar Myrdal, analiza y describe principalmente la pobreza de la población del sur-sureste de Asia, centrado principalmente en la India e Indonesia. Su extensa obra en 3 volúmenes, le llevó cerca de diez años terminarla con un equipo de diez personas. Reconocido mundialmente por sus contribuciones a la economía moderna, destaca su participación como economista de la problemática que enfrentaban en la década de los cincuenta y sesenta del siglo pasado, los países de esta región del mundo.

Preocupado por los problemas causantes de la pobreza, de los países menos desarrollados del mundo en la obra mencionada, se aboca a la tarea por décadas a estudiar el origen, la causa y las formas para poder solucionar el lado oscuro del capitalismo en los países subdesarrollados, incluidos los del continente asiático, que salvo Japón que emergería como una potencia económica mundial, todos los demás habían sufrido y seguían enfrentando, las vicisitudes de las secuelas de pobreza que había dejado la Segunda Guerra Mundial en aquel continente.

Myrdal ha sido un economista de excepción, sus aportaciones a la economía universal tienen que ver con su manera de interpretar el estudio y la naturaleza de la pobreza en el mundo, inspirado en la obra del clásico Adam Smith, considerado el padre de la economía moderna,  que por el contrario escribió Un Estudio Sobre el Origen de la Riqueza de las Naciones, donde este autor describe por primera vez, como se originaba y se podía distribuir la riqueza que se observaba y que se estaba acumulando en la sociedad británica imperial, en el siglo anterior. Contrario a este enfoque Gunnar Myrdal aborda el incremento de la población en situación de pobreza.

Una de las conclusiones que aceptaba no de muy buena gana Myrdal, es que los sistemas democráticos como se les conocía hasta entonces, eran ya incapaces de producir sociedades más equitativas, lo que ocasionaba que se orientaran a sistemas más autoritarios, que tampoco resolvían los problemas de inequidad y desigualdad, lo que perturbaba la mente de este gran pensador.

Académico y político, trabajó en el gobierno de los Estados Unidos, en la docencia y como Secretario de Asuntos Económicos de la ONU, regresando a Estocolmo a fines de los cincuenta, para continuar con su conocida obra. Intelectual de primer orden recibió el título de doctor honoris causa de más de treinta universidades alrededor del mundo.

Comentarios: linopereaf@yahoo.com (* )Maestro en Ciencias y Doctor en Economía por la London School of Economics and Political Science, de la Universidad de Brunel y la Universidad de Londres, Inglaterra.