Místicos y Terrenales Por: Marco Antonio Aguirre Rodríguez/ Julen, un duartista candidato al Senado por el PAN

6566
  • Le aprobó a Duarte 37 de 71 iniciativas y en 16 desapareció para no votar
  • La violencia política en Veracruz golpea

 

Marco Antonio Aguirre Rodríguez

 

Julen Rementería del Puerto fue alcalde de Veracruz entre el 2004 y el 2007 y aprobó la instalación de los estacionómetros o parquímetros.

Versiones extraoficiales mencionan que al hacerlo y otorgar el convenio a Zeus Monitoreo, parte de las acciones le fueron entregadas.

El régimen de Julen Rementería como presidente municipal de Veracruz fue insatisfactorio para los veracruzanos, tanto que cuando se dio la próxima elección la ganó sin ninguna complicación quien fue el entonces candidato del PRI, John Rementería, su primo –por cierto-.

Pero eso no le importó en lo más mínimo, porque inmediatamente fue rescatado por Felipe Calderón, quien lo hizo Coordinador General de Centros de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), pero renunció en 2011 para buscar la candidatura al Senado de Veracruz, aunque fue una renuncia muy adelantada y después de que se diera la salida de quien era su protectora, Patricia Flores Elizondo, quien era Jefa de la Oficina de la Presidencia de la República en el gobierno de Felipe Calderón

Finalmente logró ser candidato al Senado, pero quedó como segundo en la fórmula, después de Fernando Yunes (quien fue impulsado por su papá, Miguel Ángel Yunes, quien ya formaba su grupo dentro del PAN).

Julen no llegó al Senado porque la elección para senador la ganó en Veracruz el PRI, quedando su partido en segundo sitio, por lo cual sólo arribó a la cámara alta del Congreso de México, el hijo de Miguel Ángel.

Hoy a Julen, si le hablan de Felipe Calderón, casi-casi quiere salir huyendo.

Inténtelo, si no me cree.

Tal vez por los puntos obscuros que tiene la historia de Julen Rementeria. Uno de ellos es la relación que le atribuyeron en la llamada Operación “Bugambilia”, una investigación sobre corrupción en la Presidencia de la República por parte de Patricia Flores, que salió a la luz pública el 28 de mayo de 2013, cuando Carlos Loret de Mola, en su columna Historias de Reportero,  la evidenció.

El centro de las acusaciones fue la ex secretaria de Felipe Calderón, Patricia Flores, a quien señalaban de ser quien designaba en los hechos “jugosas licitaciones” en las delegaciones estatales de la SCT, de las cuales Julen era el coordinador y que entre ambos tenían una red de complicidades.

Patricia Flores salió abruptamente de la Presidencia el 14 de julio de 2010, precisamente por los señalamientos de corrupción y por los conflictos de poder en los que se vio envuelta.

Finalmente el proceso de investigación se detuvo y es probable que hasta se haya anulado, ¿por qué?. Por alguna causa que puede implicar a Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

Por eso no es extraño que Julen se haya aliado con Javier Duarte, cuando fue diputado de 2013 a 2016.

Una de las grandes muestras de que el entonces coordinador del grupo legislativo del PAN tenía una cercanía estrecha con Javier Duarte, es que éste fue quien propuso, de manera formal, la gubernatura de dos años para Veracruz, para el lapso 2016-2018, con la mención de que había que compatibilizar las elecciones federales y las estatales.

Javier Duarte quería imponer a Alberto Silva como candidato, mientras que Julen esperaba que Miguel Ángel Yunes no buscase la candidatura y postularse él.

Pero los Yunes se atravesaron y Héctor Yunes se postuló por el PRI y Miguel ángel Yunes lo hizo por el PAN.

Las versiones mencionan que a Julen le ofrecieron candidaturas para su grupo, y a él le aseguraron la Secretaría de Infraestructura y Obras Públicas del gobierno del estado, para que desde ahí se proyectarse, instancia en la que poca cosa hizo.

Entre lo ofrecido, estuvo la candidatura para su hijo Bingen Rementeria, como candidato a diputado local y todo el apoyo para que llegase a la curul.

Bingen durante su campaña dijo que llegando al Congreso de Veracruz revisara la concesión entregada a Zeus para los estacionómetros, pero nunca cumplió.

Hacerlo hubiera implicado demeritar a su padre y eso… pues eso no procede.

Julen tuvo apoyos para la candidatura de Bingen más allá de los entregados por las vías panistas, según algunas versiones.

Y es que Julen se mantuvo firme con el duartismo casi-casi hasta que Javier abandonó el estado.

El 27 de enero del 2016, junto con los demás diputados locales (incluyendo, claro a los que hoy están dentro del circulo de Miguel Ángel Yunes), aprobó la Cuenta Pública del gobierno de Javier Duarte correspondiente al 2014, cuando el saqueo a las arcas del gobierno del estado ya era más que evidente.

Francisco Garrido Sánchez, quien era el presidente de la comisión de Vigilancia del Congreso local, dijo que ésta se aprobó por unanimidad. Nadie, absolutamente nadie, votó en contra.

(https://www.alcalorpolitico.com/informacion/aprueban-diputados-por-unanimidad-dictamen-de-cuenta-publica-2014-192213.html#.Wymg_S1lGi4 )

Pero no sólo aprobó eso, si no que de 71 iniciativas que Javier Duarte envío durante la LXIII Legislatura, a 37 de ellas les dio el visto bueno, sin ningún contratiempo. Una proporción que contrasta con las 16 en las que votó en contra.

Es la misma cantidad de veces en las que tal vez tuvo pudor y no se presentó para votar por las propuestas del entonces gobernador de Veracruz. O sea, estuvo ausente en 16 votaciones de propuestas de Javier Duarte.

Julen Rementería se mantuvo firme con las propuestas de Duarte incluso después de que las urnas le dieron el triunfo a Miguel Ángel Yunes el 5 de junio de 2016, y después de esa fecha todavía aprobó 3 iniciativas duartistas, aunque en las dos últimas que se discutieron, (la ley antiaborto y la creación de dos salas especializadas en materia familiar en el Tribunal Superior de Justicia del Estado) mejor no se presentó.

Julen pues, después del 2 julio, con los resultados electorales, su comportamiento es una incógnita, porque buscará acomodarse hacia donde esté la fuerza política.

Ya lo ha hecho antes.

Ya negoció previamente para que su hijo fuera candidato y diputado local.

Puede volver a hacerlo.

En su caso, lo panista no quita lo duartista.

 

LA VIOLENCIA POLITICA EN VERACRUZ GOLPEA . Angélica Cristiani Mantilla “La Xalapita”, candidata a la diputación local del distrito X de Xalapa, postulada por Nueva Alianza, ha sufrido diferentes tipos de ataques a su campaña por ha recibido la candidata, lo que incluye dos agresiones al vehículo que utiliza para sus recorridos y que le prestó una micro empresaria xalapeña, una de las cuales fue el cortar la manguera de los frenos.

“Estas amenazas no solamente son agresiones hacia mi persona, está agresión también es en contra de las mujeres que día a día trabajan en la construcción y desarrollo de los Derechos Humanos”, afirmó.

Los ataques y amenazas que he recibido es un reflejo de la violencia de género que se produce en diferentes ámbitos: en el laboral, familiar, docente, sexual, institucional y político, puntualizó.

Hasta ahora Angélica Cristiani no ha recibido apoyo alguno del partido por el cual participa. Eso también es una forma de violencia política.

Otro caso de violencia política son las presiones que se hacen a expresidentes municipales que tuvieron problemas con la cuenta pública de su último año de gobierno, denunció Samuel Aguirre Ochoa, presidente del Comité Estatal de Antorcha Campesina en el estado.
Indicó que los expresidentes fueron llamados por el gobernador, quien los amenazó con llamar al Orfis y meterlos a la cárcel. Refirió, que esto no sólo es inmoral, si no ilegal, además de que llamó a los exalcaldes a no dejarse intimidar.

Otro caso más fue la agresión que sufrió Leslie Garibo Puga, representante propietaria de Morena ante el Ople, cuando junto con dos de sus compañeros tomaban evidencias de la guerra sucia en contra de su partido, por parte del PAN-PRD, MC, en el centro de Xalapa.

Los jóvenes que realizaban la acción agredieron, sintiéndose impunes.

Este es el clima preelectoral que se construye en Veracruz, en el intento de imponer  los que desean constituirse en monarquía y establecer su dinastía de grandes místicos de Veracruz.