Línea Caliente/Por Edgar Hernández/ Palabras Claras, el otro periodismo

2686

 

La última vez que saludé a Froylán Flores Cancela, don Froy, en el marco de una visita presidencial al puerto, me dijo: “Escribes como telegrama, pero no me desagrada… solo aléjate, divorciarte de los adjetivos y no escribas tan largo y, eso sí, no sueltes tu postura crítica”.

A Froylán siempre lo he admirado.

A sus hermanos también. Todos metidos al periodismo. Todos excelentes personas, profesionales, bien informados y como decía el general de los hombres libres, Cesar Augusto Sandino, hombres que saben perdonar agravios.

La herencia se ha extendido a los hijos.

José Antonio Flores Vargas, hijo de don Antonio Flores Cancela a quien conocí hace 25 años ya como líder de opinión, es la síntesis de los Flores Cancela. Es el heredero de la tradición periodística que ha marcado la historia moderna de Veracruz.

Toño Flores hijo es quien recoge la estafeta del padre y hace dos años decide entrarle a la batalla de las redes con un formato enmarcado por “Palabras Claras”.

Adelantándose a su tiempo a una nueva forma de hacer periodismo enarbola una empresa periodística profesional sostenida por  la publicidad privada y pública para no depender del oficialismo de manera exclusiva.

Acaso visionó que venían tiempos de sequía. Acaso regresó a la vieja enseñanza de Manuel Buendía de que el periodismo  debe estar lejos del boletín y el periodista guardar siempre sana distancia con el político.

Y, lo más importante, se vende el espacio, no la conciencia.

“Como divisa, nos sigue impulsando el ánimo de incidir en la realidad de Veracruz y de México, En www.palabrasclaras.mx  prevalecerá el compromiso de ser un auténtico vínculo entre la sociedad y el Estado”, escribe Toño Flores al evocar  el segundo aniversario de “Palabras Claras en Internet.

Ello da pábulo a este espacio para evocar la brutal realidad que vive el periodismo en Veracruz que en aras –como dice Toño Flores- de vincular a la sociedad y el Estado hemos tenido que pagar con sangre tal osadía.

22 periodistas muertos son el mejor ejemplo del por qué  no se puede abandonar la lucha por la libertad de prensa.

Pero además, el ahogamiento económico del gobierno de Miguel Angel Yunes Linares hacia la prensa, arroja en medio de la barahúnda, un saldo positivo: la génesis de un nuevo periodismo.

La prensa veracruzana a la vuelta de un año de aplastamiento financiero no la ha vencido la ausencia de convenios, embutes y dinero bajo la mesa. Los medios que murieron ahí están enterrados, los periodistas que sucumbieron ante las monedas que les arrojó el arrogante gobierno, ahí también están, señalados en el día a día, y la prensa libre, con palabras claras, sigue dando la lucha por cumplir con su obligación fundamental de servir a la sociedad.

Habrá pues que agradecer al actual gobierno que a cada quien puso en su lugar y no es que los más fuertes estén sobreviviendo. La prensa veracruzana que en el día a día informa así lo decidió al renunciar a ser caja de resonancia del político y mandatario en turno.

Vaya pues, nuestro más cabal reconocimiento a “Palabras Claras”.

Que esa claridad no se obnubile aunque tengamos que seguir enterrando a nuestros muertos.

Y a ti, querido Froy, lamento informarte que por más que intento no puedo dejar de seguir escribiendo como telegrama.

Tiempo al tiempo. 

   

*Premio Nacional de Periodismo