Las mejores expectativas de futuro están en el sector turístico

    163

     

     

    • El diputado Juan Nicolás Callejas Arroyo consideró que en Veracruz hay certidumbre para las inversiones, y la llamada industria sin chimeneas tiene gran potencial de crecimiento

     

    Xalapa, Ver., a 29 de noviembre del 2015.

     

     

    En Veracruz hay certidumbre para las inversiones y un tema de índole nacional, como la inseguridad, no es factor para detener el avance y la creación de empleos en la entidad, sobre todo en el sector turístico, en el que existe gran potencial, manifestó el diputado Juan Nicolás Callejas Arroyo, presidente de la Junta de Coordinación Política de la LXIII Legislatura del Estado.

     

    Durante una entrevista, expresó que independientemente de la creación de fuentes de trabajo, el mejoramiento de los aeropuertos, la ampliación de los muelles de Veracruz, Tuxpan y Coatzacoalcos, sumados a las grandes inversiones en distintos rubros, las mejores expectativas de futuro se encuentran en el sector turismo, que año con año deja una importante derrama económica en las diferentes regiones del estado, y que mejora con la capacitación y profesionalización de los prestadores de servicios.

     

    El Diputado reconoció que algunos destinos de la entidad no cuentan con espacios suficientes para hospedar a los turistas y es necesario dotarlos de todos los servicios que los visitantes demandan, pero también existen sitios como la zona conurbada Veracruz-Boca del Río, que es referente en el nivel nacional, por la calidad y abundancia de su oferta.

     

    Sobre la necesidad de mayor promoción a los destinos de playa, aventura y pueblos mágicos tanto en el país como en el extranjero, Juan Nicolás Callejas consideró que se pudiera seguir el ejemplo de España, que tras la muerte de Francisco Franco –para la etapa de transición– estableció el Pacto de la Moncloa bajo una alianza económica, de unidad, y apostó por el turismo, con lo que el país logró salir de la pobreza en que se encontraba.

     

    La llamada industria sin chimeneas es una vía para el desarrollo –manifestó–, porque trae consigo crecimiento económico, empleo, competitividad e inclusión social.