Columna y Cultura Por: Sabino Cruz V./Malandros, mafiosos y líderes mesiánicos

1644

La difusión de los videos en lo que se ve a la diputada con licencia Eva Felicitas Cadena Sandoval recibiendo, primero 500 mil pesos, y días después 10 mil dólares y otros 500 mil pesos, todo ello en efectivo, más allá del revuelo mediático que ha causado, las reacciones de los actores políticos directamente involucrados, que van de la sorpresa, enojo, acusación de montaje y el reto a un careo, deja ver el arraigo de la praxis política del escándalo cómo única vía para aniquilar al adversario; práctica que además evidencia el pedestre concepto que tienen de “lo político” los hombres y mujeres que buscan un puesto de elección popular, o que están en el ejercicio del cargo.

Pero también pone en evidencia el nivel del periodismo de investigación que se hace en el estado de Veracruz. Un periodismo opacado por las investigaciones, por ejemplo, del portal “animalpolítico.com” con el descubrimiento de las 32 empresas fantasmas que colaboradores del encarcelado en Guatemala, Javier Duarte de Ochoa crearon, y más recientemente con la difusión del consorcio de medios de la ex vocera Gina Domínguez, quien se benefició  del puesto con varios millones de pesos, y se hizo de propiedades que “ni Obama” las tiene, muchas de ellas a la vista de todos (http://www.animalpolitico.com/2017/04/exvocera-de-duarte-beneficio-medios/); y ahora por la socialización de los videos por el periódico El Universal, que nos recordó aquella famosa escena del señor René Vejarano, alias el señor de las ligas, y extrañamente recibiendo dinero para la misma persona.

Periodismo y periodistas que prefirieron, la gran mayoría, dejar pasar/dejar hacer tropelías de funcionarios, de cualquier nivel de gobierno y responsabilidad administrativa, empezando por el primer mandatario, a cambio de contratos de publicidad, puestos de trabajo para sus familiares, becas vitalicias e incluso servir de director de un Portal de noticias, o recibir “apoyo” para crear su propio Medio. Sujetos y objeto a disposición del proveedor, cuya consigna, en casi todos, era detener/desviar o en su caso propiciar, el golpeteo político.

La pérdida del sentido y orgullo de ser periodista o comunicador, reportero, dueño de Medio, editor, fotógrafo, etcétera hoy trae como resultado el descrédito, y maledicencia de un amplio sector de la población. Rechazo que se refleja en el abandono a la suerte, cuando, por ejemplo, se pierde el empleo, y priva la solidaridad para exigir una indemnización justa o la colocación en otro periódico, portal o noticiario electrónico; o en el peor de los casos, cuando va la vida de por medio, e inmediatamente se contamina el ambiente con la idea de que el interfecto “andaba en malos pasos” o se juntaba con “gente no buena”.

El desenlace de esta trama, aún está lejos por llegar. La sanción judicial y/o electoral habrá que esperar hasta el 4 de junio. El desafuero a la diputada por el Distrito 30 con cabecera en Coatzacoalcos, Ver., por recibir recursos de procedencia ilícita quizás no se dé, y al final ella acabe siendo una víctima más de “la mafia del poder”, y salga incólume como muchos hombres y mujeres adoradores del mesías Andrés Manuel.

Como también la reivindicación del gremio está lejos que llegue. Sea porque las viejas mañas y costumbres están muy arraigadas, y a los viejos de periodismos, muchos de ellos galardonados con premios estatales-nacionales, no les late aprender las nuevas formas y uso del periodismo de investigación; sea porque los empoderados actuales de la política veracruzana prefieren voltear sus ojos hacia los valles de Anáhuac para no darles la nota a los nativos, o sea porque su credibilidad desde hace mucho tiempo está a la baja.

Parafraseando el clásico haiga sido lo que haiga sido lo cierto es que se necesita la despartidización del periodismo veracruzano, que entiendan y practiquen la diferencia entre “lo político” y “la política” de la que habla Chantal Mouffe (2014). Es Urgente y prioritario que las plumas objetivas, bien informadas y con una estructura discursiva clara y precisa tomen nuevamente la palestra y orienten al lector que se pierde en la marabunta ruidosa que solo busca crear distractores. La revaloración del periodismo veracruzano, es una tarea que a todos nos beneficia y perjudica. Renovar el ideario que nos llevó a ejercer esta profesión, quizás pueda ser el inicio del nuevo periodismo veracruzano.

En cuanto al señor López y su feligresía, empezando por el “diputado plurinominal” Cuitláhuac García Jiménez que anda más ocupado y preocupado por atender “al Mesías” que hacer gestión para el Distrito 10 Xalapa por el que fue electo, mucho bien le haría al país elevar su nivel de discurso para no seguir con la cantaleta de que tiene las pruebas de que desde el Palacio de Cobián o del Gobierno de Veracruz orquestaron el “cuatro” que le pusieron la señora Eva Felicitas Cadena Sandoval.

Comentario Breve

La mañana/tarde del jueves del mes y años que corre, en la Galería de la Facultad de Artes Plásticas UV, un grupo de colegas que cubrimos la fuente de lo cultural compartimos anécdotas, visiones y opiniones de sobre el Periodismo Cultural que se hace en la ciudad de Xalapa y sus alrededores, el trato que se nos da en las mesas de redacción; así como la actitud discriminatoria de los políticos en sus papel de funcionario público. Fue un buen ejercicio de reflexión y diálogo el que ahí se generó, y del cual esperamos [espero] se fortalezca la cohesión gremial y el aprecio de la comunidad artística por lo que se diga y/o escriba sobre su creación, interpretación y/o ejecución, sea esto en reconociendo a la propuesta o en franco rechazo al fallido intento.