POR SI ACASO/CARLOS JESÚS RODRÍGUEZ/Terrorismo informativo

2857

 

*Yunes atemperar ánimos

*Donde está Elías Assad

 

DICEN LOS expertos que el “terrorismo informativo” se puede definir como la utilización de los recursos de la comunicación para generar situaciones de miedo y hasta de terror, y que grandes cadenas internacionales o medios informativos locales e, incluso los Gobiernos en todos sus niveles lo aplican cuando existen determinados intereses o alianzas en juego. En ese sentido, los medios de comunicación que han participado de esos actos toman partido –a favor o en contra de una administración- generando abiertamente un miedo social, vía la distorsión de la realidad con fines estrictamente político-económicos, pues gracias a esas prácticas para agradar al gobernante en turno pueden establecer convenios comerciales o de protección.

 

Y ES que así como los actos terroristas armados arrinconan a ciertas sociedades vía el miedo, los actos de terrorismo informativo, sin lastimar o matar físicamente, hieren y quiebran las fibras más hondas de la psicología social. Los terroristas informativos usan una violencia que no consiste en explotar bombas o realizar atentados colectivos, sino en la apropiación de un discurso que señala, juzga, condena y retumba. Todo ello desde una representatividad empresarial informativa y aplicando métodos que encajan en un manual fascista inducido desde las esferas del poder.

 

Y EL tema viene a colación, ya que sin medir las consecuencias de su apresurada declaración (o acaso, perfectamente, medida) el Gobernador Miguel Ángel Yunes Linares infundió terror a decenas de veracruzanos cuyos familiares, enfermos de cáncer, acudieron al Centro Estatal de Cancerología, –en tiempos de Javier Duarte de Ochoa- para recibir el tratamiento que les aliviara de ese mal o, en otros casos, les permitiera alargar un tiempo más su existencia. El “jefe político” del Estado habría dicho que la administración pasada, concretamente, la Secretaría de Salud suministró a niños con cáncer “agua destilada” en lugar de quimioterapias, y de inmediato la mala fe y la sed de venganza –o el afán de lograr la simpatía del mandatario en turno- se hizo circular que en el CECAN desaparecieron, arbitrariamente, nueve expedientes de igual número de niños presuntamente fallecidos entre diciembre de 2014 y enero de 2015, e incluso se aseguraba que “son los niños que, de acuerdo con lo denunciado públicamente por el gobernador Miguel Ángel Yunes, recibieron falsos tratamientos oncológicos”, cuando esto, se sabe, ocurrió en el 2011.

 

COMO BIEN se recuerda, el martes 17 de enero el Gobernador Yunes Linares anunció que en el año 2011, el  Grupo Roche México confirmó que a pacientes infantiles del Centro Estatal de Cancerología (CECAN) se les administraron medicamentos “clonados” que no correspondían a las quimioterapias, y citó al Avastín (Bevacizumab), pero en un comunicado, la referida empresa farmacéutica desmintió semejante versión al señalar que la supuesta medicina falsa que se había aplicado a niños con cáncer durante los gobiernos de Fidel Herrera y Javier Duarte, en realidad era “Bevacizumab” que si bien no es una quimioterapia sino un producto biológico conocido como anticuerpo monoclodar, su uso no está indicado en pacientes pediátricos. En suma, el medicamento no era clonado ni era agua destilada, sino un medicamente que no está comprobado que se haya suministrado en niños.

 

EL HECHO, sin embargo, ocurrió en el 2011, y no se tiene la certeza de que se haya repetido en años recientes, y acaso por ello la Secretaría de Salud Federal decidió enviar  a Xalapa a nueve expertos, en tres brigadas de la Cofepris, para que investiguen a fondo la denuncia de Yunes Linares en torno al caso de las quimioterapias adulteradas o falsas, pues de acuerdo al titular del ramo, José Narro, aceptar que es cierto “sería muy irresponsable de mi parte informar de algo de lo que todavía nosotros no tenemos información o noticia”. En ese sentido, el responsable funcionario Federal advierte que se presentará la denuncia correspondiente en caso (solo en caso) de documentar con validez técnica y científica las denuncias públicas presentadas por el gobierno de Veracruz, y si se cometieron irregularidades y hay responsabilidad, se actuará contra las personas o empresas involucradas (pero antes tendrán que darle solidez a la investigación).

 

EL ASUNTO, sin embargo, tiene aterrorizados a familiares de niños y adultos que recibían quimioterapias en el CeCan, y esto mismo está ocurriendo con la comunidad lésbico-gay de Veracruz tras difundirse que la Secretaría de Salud Estatal simuló pruebas o utilizó reactivos falsos en los exámenes de VIH/Sida, por lo que esos grupos advierten que procederán jurídicamente en contra de quienes adquirieron los reactivos ilegales, ya que generaron un problema de salud pública. Vamos, aseguran que podrían exigir indemnización al Gobierno del Estado en caso de corroborarse que fueron víctimas de engaños y, en realidad, están enfermos cuando pensaban estar sanos.

 

ES MENESTER aclarar que el Bevacizumab –el que, presuntamente, se aplicó a menores en el 2011–, es un medicamento que está indicado en pacientes mayores de 18 años para el tratamiento de cáncer cervicouterino, cáncer epitelial de ovario, cáncer de mama triple negativo, cáncer renal avanzado, glioblastoma multiforme y cáncer de pulmón de células no pequeñas, como parte de un régimen de quimioterapia combinada, pero no está recomendada su aplicación a menores de edad con problemas cancerígenos.

 

SIN DUDA, se trata de un caso que se debe investigar a fondo y castigar a los responsables si se demuestra la comisión de ilícitos, pero acaso el Gobernador Miguel Ángel Yunes debe atemperar los ánimos para poder Gobernar como se lo prometió a la sociedad, pues andar inmerso en odios solo le obnubila para pensar con sensatez. Tal vez sea el momento de darle una oportunidad a su Coordinador de Comunicación Social, Elías Assad Danini de mantener relaciones con los medios, ya que el pobre chico se la pasa haciendo cualquier cosa menos contacto con la prensa, lo que comienza a definir a este Gobierno como autócrata y autoritario. Así las cosas. OPINA carjesus30@hotmail.com