POR SI ACASO/CARLOS JESÚS RODRÍGUEZ/ Pepe será el candidato

7775

*Américo al PRI Estatal

*Viene Meade al Estado

 

ESTE FIN de semana el Comité Ejecutivo Nacional del PRI podría informarle al Senador Héctor Yunes Landa que el abanderado a la Gubernatura del Estado para el 2018 será, ni más ni menos, que José Francisco Yunes Zorrilla, y aunque ya lo sabe indirectamente, el oriundo de Soledad de Doblado insiste en un presunto acuerdo con el de Perote que viene siendo como la venta de autos entre particulares, esto es, sin la validación de la autoridad respectiva. Y es que, tentativamente la próxima semana, el precandidato de ese instituto a la Presidencia de la República, José Antonio Meade Kuribreña podría venir a territorio veracruzano y, para entonces, el “tricolor” deberá tener definiciones en cuanto a los aspirantes al Senado y a la Gubernatura. Sin duda, habrá berrinches y amagos de renuncia, pero la decisión en la cúpula partidista está más que cantada, y acaso por ello mañana viernes Yunes Zorrilla sostendrá un encuentro con el mandamás del Revolucionario Institucional, Enrique Ochoa Reza para, posteriormente, anunciarle a Yunes Landa que en el PRI no se puede ser un eterno aspirante a cargos de elección popular, por lo que su turno ya pasó y perdió, y ahora corresponde a Pepe intentar derrotar a los abanderados del Movimiento de Regeneración Nacional y de la coalición “Por México al Frente” que, hasta donde se sabe, serán Cuitláhuac García Jiménez –que ya fue postulado en la pasada elección con un fuerte avance en la intención del voto gracias al arrastre de Andrés Manuel-, y Miguel Ángel Yunes Márquez, alcalde de Boca del Río que buscaría sustituir a su padre, o remotamente Julen Rementería del Puerto, actual Secretario de Infraestructura y Obras Públicas, aunque el primero ya está más que amarrado.

 

SI HÉCTOR Yunes acepta, finalmente, la postulación de Pepe Yunes e, incluso, colabora como coordinador de la campaña pepista, el PRI saldrá fortalecido, y aunque tiene en contra la corrupción de Javier Duarte de Ochoa que desbarrancó al “tricolor” en el ánimo social, no se descarta un repunte dada la calidad moral del perotense que se ha ganado a pulso el mote de “Caballero de la Política”, aunque, insistimos, debe deshacerse de infinidad de “rémoras” que solo buscan medrar en su nombre, no obstante haber tenido ya sus mejores tiempos. Es indiscutible que Pepe debe sumar, pero exhibirse con todo aquello que no funcionó, lejos de multiplicarle adeptos le resta simpatías, pues los veracruzanos no son desmemoriados, y si apuesta al olvido, éste, precisamente, no llega cuando en vez de caras nuevas la sociedad sigue viendo los mismos rostros del pasado, los de aquellos que medraron con la confianza de los gobernados y buscan seguir pegados a la ubre presupuestal, o como decía el clásico: esos que “no tienen llenadera”.

 

PEPE, SIN duda, al igual que Andrés Manuel López Obrador –aspirante de MoReNa a la Presidencia de la República- debe rodearse de académicos de prestigio, investigadores, juristas de gran nivel, jóvenes que han egresado de universidades públicas y privadas con las mejores calificaciones y andan en busca de una oportunidad, de hombres y mujeres que sirven en la iniciativa privada y que gracias a ellos ese sector mantiene estables puestos de trabajo. Hay tela de dónde cortar, pero se debe tener voluntad de darle vuelta a la hoja y dejar atrás lo que tanto daño ha causado a la sociedad para emprender la búsqueda de una nueva clase política que posicione a la juventud preparada, seria y responsable, y no como la que impulsó Fidel Herrera: muchachos ambiciosos y sin escrúpulos, carentes de formación académica y moral, la mayoría surgidos del arrabal como Erick Lagos Hernández, Gabriel de Antes Ramos, Vicente Benítez y muchos otros que llegaron a saquear siguiendo el ejemplo de su jefe Javier Duarte de Ochoa –por fortuna, actualmente, en la cárcel-, un político formado al vapor y con grandes traumas tras la muerte de su padre en el temblor de 1985.

 

SI YUNES Zorrilla opta por lo mismo, lo más seguro es que el PRI no solo pierda, sino que el voto de castigo lo arrumbe en un tercero o cuarto sitio –sobre todo si el Movimiento Ciudadano postula un candidato a Gobernador alejado de la alianza “Por México al Frente” y, peor aún, si ese abanderado es Dante Alfonso Delgado Rannauro que, a decir verdad, forma parte de ese pretérito que los veracruzanos ya no quieren. Pepe tiene la palabra pero, también, Héctor Yunes, ya que de la aceptación de fungir como “coordinador de la campaña” surgirá una amalgama triunfadora, pues de lo contrario el proyecto “tricolor” se vendrá más a pique, pues no hay que olvidar que al menos en Veracruz se encuentra en tercer lugar, por debajo de la alianza “Por México al Frente” y de MoReNa. Por otra parte, el PRI aún no define a sus candidatos al Senado, y aunque se mueven y suenan nombres, la decisión del Comité Ejecutivo Nacional será en base a las encuestas que ha estado realizando desde el centro, ante la desconfianza que ya tienen a la dirigencia Estatal que, a decir verdad, ha dejado mucho que desear y acaso por ello Renato Alarcón sea relevado en Enero, no obstante las presiones que sigue ejerciendo Yunes Landa para que permanezca en ese puesto.

 

LA POSTULACIÓN de Pepe Yunes catapultaría, sin duda, al alcalde de Xalapa, Américo Zúñiga Martínez que, para evitar conflictos, podría asumir ese puesto en Enero, luego de terminar su cuatrienio y de inmediato abocarse a una gira de trabajo y reconocimiento por todo el Estado. Sin duda, será una buena contienda entre Yunes Zorrilla, Yunes Márquez y García Jiménez, y no se descarta que en un acto apresurado, Delgado Rannauro buscara competir aun cuando muchos electores ya ni siquiera lo recuerdan. Como fuera, la decisión para que sea Pepe el candidato ya está tomada, y solo faltaría decidir quiénes irían al Senado, y si la asunción es en base a encuestas o sondeos, la más posicionada, hasta el momento es la delegada Estatal del ISSSTE, Elizabeth Morales García, y en cuanto a varones, Américo Zúñiga rebasa por mucho a Juan Carlos Molina, el dirigente Estatal de la Liga de Comunidades Agrarias que ha perdido, incluso, la elección para agente municipal de su tierra Carlos A. Carrillo y, posteriormente, para una diputación Federal. En fin, es cuestión de horas para que el PRI defina a sus abanderados, aunque lo importante es entender que Pepe Yunes debe renovar su equipo de trabajo más cercano y designar personajes alejados de soberbia, intereses personales y corrupción. Así de simple. OPINA carjesus30@hotmail.com