POR SI ACASO/CARLOS JESÚS RODRÍGUEZ/Eva y la manzana poluta

5286

 

*Erick intocable duartista

*Un viuda muy juguetona

 

¿QUIEN ES el “empresario” Alexis García, y quien la misteriosa mujer que entregó 500 mil pesos en efectivo a la diputada Eva Cadena Sandoval para que los confiriera al dirigente del Movimiento de Regeneración Nacional, Andrés Manuel López Obrador? Porque a decir verdad, el nombre del presunto financiero no existe en el padrón empresarial del Sur del Estado, y en cuanto a la dama, la trampa fue tan bien orquestada que se evitó enfocarle el rostro, y lo más probable es que los autores del video ya lo borraron o lo tienen a buen resguardo y, por supuesto, la Fiscalía lo presentará en tiempo y forma ¡pero editado!, pues la intensión no es hundir a la legisladora, ahora, independiente, sino al tabasqueño que encabeza las encuestas rumbo a la Presidencia en el 2018. A la dama, dedicada a la industria del hule, tan solo la utilizaron a sabiendas de su ambición desmedida; la tenían bien estudiada, conocían de sobra su tendencia a comprar el poder y beneficiarse de este, y por ello cayó en la trampa que, según afirma, se la pusieron el diputado Federal, Erick Lagos Hernández –por cierto, intocable en la administración de Miguel Ángel Yunes a diferencia de otros duartistas- y el propio Gobernador.

 

NO ES secreto que si alguien aprendió los artificios de la perversidad del ex Gobernador Fidel Herrera, este fue, sin duda, Lagos Hernández, un sujeto absolutamente inmoral, con todas las connotaciones que eso implica, quien utilizó el poder para beneficiarse y perjudicar a quienes consideraba un estorbo en sus planes. Con un ejército de informantes espiaba, incluso, al propio –en ese tiempo- Gobernador Javier Duarte. Le conocía sus andanzas sentimentales y todas las tendencias que disfrutaba, participaba en las juergas, anotaba y hasta filmaba todo cuanto le interesaba, y de esa manera tenía en un puño al ahora detenido en Guatemala, en espera de ser extraditado.

 

LO CURIOSO es que Erick Lagos –a pesar de ser subsecretario y Secretario de Gobierno con Duarte de Ochoa, Presidente del PRI Estatal y secretario particular de Fidel Herrera y Duarte, respectivamente, no se le mencione en ninguna investigación yunista-winckleriana pese a su cuantiosa fortuna, y hay quienes afirman que mantiene una alianza con el Gobernador en turno, no de ahora, sino desde los últimos años del duhartazgo. No en vano Marlón Ramírez, a quien se cocina aparte, se refiere a él como “maléfico”, y lo ocurrido a Eva Cadena, se quiera o no aceptar, solo es concebido por una mente “maléfica” o, incluso dos.

 

ES EVIDENTE que el montaje fue planeado con antelación, pues pocos arriesgarían 500 mil pesos, salvo que al hacerlo se esté pensando en causar un daño mayúsculo a cierta persona, como está ocurriendo en el caso de Andrés Manuel que aunque se defiende y rechaza ser parte de esa recaudación poluta, sus enemigos lo están aprovechado para darle, precisamente, en el tema que ha utilizado en su propaganda. Peor aún, ha retado a un debate al Presidente Enrique Peña Nieto; al Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong; a los ex Presidentes Carlos Salinas y Felipe Calderón y al Gobernador Miguel Ángel y, por supuesto, Miguel Ángel –que aspira a colarse a la Secretaría de Gobernación si gana el PAN la próxima elección presidencial o, incluso, como candidato a la grande-, le ha respondido que él si acepta, pero Andrés Manuel, por supuesto que no lo hará a sabiendas que tiene mucho que perder y nada que ganar, pero la negativa le restará puntos como ya lo hizo el video del medio millón de pesos.

 

EVA CADENA resultó ser el personaje más débil de enganchar, sobre todo porque se le involucra desde 2010 en presuntos actos de corrupción contenidos en la averiguación previa 467/10, en la que es denunciada por no haber pagado 240 mil pesos producto de “la compra” de la regiduría segunda que detentaba Orfelina Galindo Jaimes, viuda del ex regidor primero de Las Choapas, Alfredo Pérez Juárez, asesinado el 5 de Junio de 2006. Y es que Galindo Jaimes y Cadena Sandoval signaron un acuerdo entre particulares en el que esta última entregaría 48 mil pesos semestrales a la primera para quedarse con el puesto en el periodo 2008-2010 que ejercía Orfelia, sin embargo, al no cumplir con lo acordado, la afectada le inició un juicio mercantil ordinario.

 

CADENA SANDOVAL se defiende y dice que es falso lo de los 240 mil pesos pero, reconoce que: “sí, la señora, ciertamente, era la propietaria. Cuando se dieron las cosas yo la apoyé, la ayudé en muchas cuestiones que todos saben, pero pues también hubo un abuso de confianza que no iba a permitir que yo correspondiera a ella económicamente”, y relata: “Yo lo que te puedo decir, es que sí, en su momento la viuda me pidió dinero, pero cuando yo descubrí que tenía amoríos con quien era entonces mi esposo –Martín Yepez Rico- pues se rompieron las relaciones”.

 

SEÑALA QUE la viuda del ex regidor Pérez Juárez no pudo recuperar la regiduría segunda a pesar de la denuncia interpuesta ante la autoridad correspondiente, ya que los cargos de elección popular no son negociables, y en ese tenor se defiende. “Orfelina Galindo Jaimes me chantajeó, ella violentó mi familia, entonces, pues la denuncia no procedió legalmente porque, sencillamente, los abogados se rieron al decir que podía negociar un puesto público, cuando eso es imposible”; reitera que si hubieran sido en otras  circunstancias “la hubiera ayudado, pero no necesitaba los 240 mil pesos porque cobró muchos seguros de vida que yo la ayudé a gestionar y, pues era por demás”.

 

CON TAMAÑOS antecedentes de compra de puestos públicos y una irrefrenable tendencia al dinero, Eva Cadena Sandoval se puso –como dicen en el argot popular- “de a pechito”. No faltó quien la abordara y le dijera que tenía una donación para Andrés Manuel, y la mujer, que entonces era candidata de MoReNa a la alcaldía de Las Choapas, se le hizo fácil tomarlos, pero no para entregarlos al tabasqueño sino para quedárselos y acaso financiar su propia campaña, ya que a pesar de haber estado con Andrés Manuel al día siguiente, no se los entregó, y la prueba es que los devolvió en el mismo sobre que los recibió. A la dama, en suma, la agarraron de “pentonta”, pero el objetivo estaba cumplido: se llevó entre las coces a López Obrador. OPINA carjesus30@hotmail.com