POR SI ACASO/CARLOS JESÚS RODRÍGUEZ/La “ceguera” de Peña Nieto

3247

 

*Aumenta pobreza en México

*Son niños los más afectados

ES INCREÍBLE la ceguera social que experimentan algunos

políticos en el ejercicio del poder, pues eso de descartar que

México esté pasando un mal momento o que se encuentre en

crisis económica no deja de ser un “sueño guajiro” del

Presidente Enrique Peña Nieto. Y es que el mandatario espetó

así “a aquellas voces que son muy recurrentes en decir que

vivimos un mal momento económico, yo les respondo: lo que

estamos observando en todo el País y aquí en Nayarit es

crecimiento del empleo; tenemos índices de inflación

razonables; un mayor acceso al crédito, y estamos viendo un

mayor incremento del consumo, y estos indicadores son

respuesta contraria a aquellos que afirman que pasamos por

malos momentos económicos”.

TAL VEZ a Peña Nieto –como a su homólogo estadounidense

Donald Trump- no le están informando con transparencia los

grandes conflictos que afectan al País, pues si bien en el segundo

trimestre de 2016 la Tasa de Ocupación Parcial y Desocupación

1 (TOPD1) se ubicó en 9.93 por ciento en promedio, lo que

significa que de cada 100 personas económicamente activas,

prácticamente 10 se encuentran desocupadas, o bien, trabajan

menos de 15 horas a la semana -lo que para muchos analistas

refleja mejor la situación laboral ya que para el INEGI una

persona deja de estar desempleada con que trabaje una hora a la

semana, aunque sea lavando carros en la calle-, donde las cosas

marchan bastante mal es en la Tasa de Condiciones Críticas de

Ocupación (TCCO), la cual pasó de 12.31 por ciento en el

segundo trimestre de 2015 a 14.52 por ciento en el mismo

trimestre de 2016; es decir, aumentó en más de dos puntos

porcentuales, lo que es indicativo de la pauperización del

empleo en México, ya que ésta mide el porcentaje de la

población ocupada que se encuentra trabajando menos de 35

horas a la semana por razones de mercado, más la que trabaja 35

horas o más semanales con ingresos mensuales inferiores al

salario mínimo, y la que labora más de 48 horas semanales

ganando hasta dos salarios mínimos.

ACASO EL Presidente ignore, también, que BBVA Bancomer,

el principal grupo financiero del País, redujo de 1.5 a 1.0 por

ciento su previsión de crecimiento para 2017 debido a un efecto

combinado de mayor inflación (no menor, como dijo en

Nayarit), aumento en tasas de interés e incertidumbre respecto

del futuro de la relación comercial con Estados Unidos, lo que

ha comenzado a desacelerar el consumo interno, motor del

crecimiento de la economía en los dos años previos.

AUNQUE, VIÉNDOLO con certeza, Peña Nieto quizá se refería

en su triunfalista discurso a los 11 “bienaventurados” consejeros

del INE que al cierre de 2016 recibieron 7 millones 150 mil

pesos para el pago de sueldos y aguinaldos, de tal suerte que

cada uno de ellos festejó la Navidad con 650 mil 208 pesos en la

bolsa, una parte por concepto de su sueldo neto que asciende a

177 mil 466 pesos, más la gratificación de fin de año: 472 mil

742 pesos, o a los Ministros de la Suprema Corte de Justicia de

la Nación (SCJN) que se han negado a reducir su salario

–incluso después de la reforma constitucional de 2009, la cual

estableció que ningún funcionario podía ganar más que el

Presidente de la República–, y que este año será superior a 6

millones 766 mil pesos anuales.

LOS MAGISTRADOS, según el Manual de Percepciones 2007

que no ha sido modificado, tienen prestaciones como: seguro de

vida hasta de 40 meses de percepción ordinaria con posibilidad

de potencializarlo a cargo del funcionario; seguro de gastos

médicos mayores por 740 salarios mínimos, y seguro de

separación individualizado, en el que el gobierno aporta hasta 10

por ciento del sueldo del funcionario, además de hasta dos

vehículos, telefonía celular y gastos de alimentación (sin límite

establecido). A lo anterior se suman aguinaldo de 40 días de

sueldo base más compensación garantizada, pagos por defunción

–cuatro meses del último sueldo de la persona fallecida–, así

como ayuda para anteojos, apoyo de gastos funerarios, estímulo

por prejubilación, estímulo del Día de la Madre, en su caso,

asignaciones adicionales o ‘‘bonos’’ (abril, agosto y noviembre),

y apoyo por incapacidad médica permanente (sin precisar

montos), o los diputados federales que tendrán una percepción

salarial este año de 1 millón 942 mil 911 pesos, esto de acuerdo

con el Presupuesto de Egresos de la Federación 2017

(PEF2017), ya que sólo por concepto de sueldos y salarios

percibirán 1 millón 264 mil 536 pesos, aunado a 678 mil 375

pesos de prestaciones que suman 52 mil 970 pesos de

aportaciones a seguridad social; 17 mil pesos de ahorro

solidario, monto aportado a su Fondo de Ahorro para el Retiro

(Afore), además de que cada legislador percibirá 140 mil 504

pesos de aguinaldo y 33 mil 360 pesos de apoyo para despensa y

131 mil 588 pesos etiquetados bajo el rubro otras prestaciones

que el documento no precisa a que corresponde. Por conceptos

de seguros, los diputados destinan 302 mil 882 pesos

anualmente, de los cuales 45 mil 433 pertenece al seguro de vida

institucional; 105 mil 709 es por seguro de gastos médicos

mayores y 151 mil 740 por seguro de separación

individualizado.

Y ES que cuando el Presidente Peña Nieto aborda ese discurso

que a muchos ha lacerado las vísceras por inverosímil, se olvida

de los pobres de México que de acuerdo al Consejo Nacional de

Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval),

aumentaron en 2 millones de personas entre 2012 y 2014, al

pasar de 53.3 millones (45.5 por ciento del total de población) a

55.3 millones (46.2 por ciento), en tanto la pobreza extrema

alcanza a 9 millones, además de que México enfrenta retos

importantes como ser el país número uno en obesidad en niños

menores de 12 años, pues 4.1 millones de niños y niñas en edad

escolar presentan sobrepeso u obesidad. 6.5 millones de niñas,

niños y adolescentes tienen carencias por acceso a servicios de

salud, y anualmente alrededor de 35 mil niñas y niños menores

de 5 años mueren en su mayoría por causas prevenibles. Y uno

se pregunta: ¿hay motivo para semejante discurso triunfalista

que solo denota ceguera social y política en torno a los

verdaderos conflictos que atañen al País? Nada que festejar y sí

mucho que lamentar, porque no todos somos Senadores,

diputados, Gobernadores, ministros o funcionarios de altos

vuelos. Así de simple. OPINA carjesus30@hotmail.com