CABOS SUELTOS/ Por Silvia Sigüenza/Elecciones Municipales

526

 

Y como usted verá, de repente se comienzan a ver algunas realidades de todo lo ofrecido por el gobernador Yunes Linares. Ha dado muestras de que sí puede cumplir muchas de sus promesas de campaña.

El distinguido  sr. Bermúdez  es ya huésped  (distinguido  y non grato)  en Pacho viejo. Y hay varios prospectos en vías de acudir por vía legal al mismo lugar.  Los defensores y nostálgicos ($$$$) de la fide-duarticidad; no paran de reclamar qué  no se ha cumplido con la promesa de encarcelar a Duarte de Ochoa.   No hay quien les explique con palitos, bolitas y rayitas que ingresar a la cárcel a un ex gobernador, que además ya cuenta como siempre contó con la complicidad del presidente de la República, no es enchílame otra gorda.

En el tema de las finanzas los reclamos siguen en crescendo. Detrás están como siempre los defensores de quienes dejaron el desastre, sólo que a ellos no les fue nada mal, y así pues siguen en pie de lucha contra Yunes Linares; para donde se mueva le hacen el caldo agrio. Le reclaman y exigen que repare en escasos tres meses que lleva al frente del gobierno de Veracruz, el desastre y el muladar dejado por Fidel Herrera y su hijo putativo, que salió más carbón que gordito y consta en actas que gordito sí era.

Respeto a quienes en diversos lugares, espacios y trincheras defienden al par de pillo priistas que depredaron al Estado; si algo hace dignos a los hombres  son sus convicciones y coloca en su debido escalafón, en el subsuelo y en medio de los detritus a quienes van para donde sopla el viento. (De los billetes)

 

Los entramados del poder son de acceso real sólo para los en esos menesteres incluidos e inmersos; al resto de los mortales nos van dando lo que a sus intereses conviene. Lo lamentable de estas situaciones, sobre todo en estos agitados y convulsionados tiempos,  son los daños, por cierto nada colaterales,  que se van asentando en personas, familias y la sociedad completa. Es tan difícil poder al menos intuir la realidad del entramado en que estamos inmersos, que desahogamos nuestras frustraciones con amigos y parientes. Yo pregunto ¿Vale la pena?  Es hora de la reflexión, no se trata de aceptar  el río revuelto que vivimos, pero sí de manejarnos con prudencia, exigir lo que como ciudadanos debemos exigir. Sin olvidar que los detritus dejados por dos sexenios priistas, son de considerable dimensión y daño.

El ya en puerta periodo electoral será una muestra de lo que sucederá en el siguiente. El de gobernador.  Y con más inteligencia y menos coraje, podemos comenzar a pensar en qué pedimos de  los candidatos que surgirán.

Y de pasadita, me parece terrible el primer fruto que da  en la UV, el hecho de que sea ella quien maneje y reciba en directo los dineros para la marcha de la institución. La rectora declara una cosa y la Secretaria Académica, otra muy distinta. Donde quiera que hay dinero las cosas se ponen canijas. Veremos qué sucede. Y esperemo0s que lo mejor para la UV.