Ajedrez Político Por: Leovigilda Cabrera Contreras/AUTORIDADES, VIOLAN LA CONSTITUCION, A DIESTRA Y SINIESTRA.

773

CUANDO VEAS LAS BARBAS DEL VECINO RASURAR, PON LAS TUYAS A REMOJAR.

En que artículo, se establece, que por seguridad, en la calle, en carreteras o donde se les hinche la gana, pueden revisar a las  personas, su automóvil, moto o bicicleta?, que dizque, que es revisión de rutina. Y otra acción denigrante y aberrante, porqué los ambulantes, no pueden trabajar lícitamente, o si conoce la autoridad respectiva, -alguien disfrazado de éstos, de ambulantes, que proceda conforme a derecho-, porque lo sabemos, pero a estos no los molestan, les dan todas las facilidades y hasta disculpan les piden y  si los multan por “error”, les devuelven lo doble de la multa; según versiones del pueblo que lo comenta entre corrillos. ¿A qué juegan las autoridades y porque diantres, se ensañan con gente que solo busca su súper vivencia? Actualmente se han estado organizando en algunos pueblos para cuidar sus propiedades por robos, defensa de niños, discapacitados, -vendedores en la calle; asaltos, ataque de malosos, como vimos un caso en Jilotepec, pueblo cercano a Xalapa. Si la autoridad no hace nada, el pueblo puede hacer lo que quiera proponiéndoselo, cuando se harta de iniquidades sociales. No tan solo roban al transeúnte, lo maltratan, lo levantan, lo desparecen o lo matan impunemente. Otro atropello, es quitar las placas, llevarse los automóviles, que dizque por estar mal estacionado; la fuerza civil detiene simplemente por  ver las personas mal vestidos, beodos o saliendo de algún bar, en estado de alcoholismo excesivo, pero sin violar el orden público, los esculcan y quieren obligarlos a decirles donde y quien les vende la droga, -pues ha habido casos que se las siembran para inculparlos, con tal de encontrarlos infraganti- Si ya se modificó la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, pues que lo digan, pero sabemos que los artículos que protegen al individuo, legalmente, no se han modificado, -salvo algunos muy especiales-, por ejemplo, el hecho de que un mexicano, no podía ser electo para ser Presidente de México, si es de origen extranjero. Para esto se pintan solos los leguleyos y ni tardos ni perezosos, hicieron la modificación respectiva para que Fox, fuera presidente de México. Y para poder expropiar o vender los ejidos, Salinas, -por ley- propone que los campesinos podían vender sus tierras, -baratas- a extranjeros y de ahí para el real. Ahora hasta las playas han vendido, pero no los dueños de la tierra, sino el propio gobierno en turno. Solo faltamos los “jumentos”, pero también tienen sus estrategias de diezmar la población, rociando insecticidas, plagas y la guerra bacteriológica, pero eso es en todo el mundo, no tan solo en México. Ojalá, algún día, se gobiernen los propios ciudadanos, pero para ello tienen que conocer lo que es la libertad, la honradez, el amor al prójimo, quitarse el estigma de genes de malosos y otros “atributos” natos que traemos de los animales de dos cabezas y mexicas. Mientras tanto, por lo menos, leamos la Carta Magna, que es un documento supremo para nuestra propia defensa de esos gobernantes, prófugos del infierno. Aclaro, hay sus excepciones, pero muy contadas.

EXISTEN OTROS ATRIBUTOS QUE SE TOMAN LAS AUTORIDADES, COMO DESCUENTOS NOMINALES, PAGO DE SERVICIOS, ETC.

A nuestra mesa de trabajo, nos llegaron dos personas usuarias de CMAS y de IPE. Una, está jubilada, con un sueldo  de miseria; siempre se tiene que endeudar el derecho habiente “normal” para poder adquirir medicinas, pagar su casa, y sus créditos respectivos y medicamentos. Pues resulta que su nómina, la saquearon los hambreadores prestamistas de dinero y la dejaron en ceros, pues porque debe aquí, allá y acullá. Por  Ley, se sabe que el descuento de sueldo por créditos, no debe rebasar el 30 por ciento de su salario, pues, no es posible dejar desprotegido al trabajador. Y en este caso, según a cada acreedor, descuentan el 30 por ciento de su préstamo, – de la casa crediticia- en base a la  liquidez del trabajador. Usted va y presenta su liquidez y así le cotizan su crédito. Para ello el IPE, se hace que la virgen le habla. No mueve un dedo y según “instrucciones de la empresa prestamista, es lo que descuentan vía nómina. Si queda en ceros, les vale un  verde pepino. Ellos aplican el descuento en tiempo y forma y sin aviso al derecho habiente; ni para poderse defender. Es como la ley judicial, primero te detengo y luego te investigo. (Aunque parece ser que esto esta abolido) Pero para un pobre infeliz que vive de su sueldito, se friega porque le aplican todo el peso de la ley. Y para el que roba millones, lo protegen, lo cuidan y hasta les ofrecen defensa legal gratuita. Pero luego se mochan. El caso de tomas de agua, pago de servicios etc., si el usuario, no paga en tiempo y forma, le envían dos o tres requerimientos públicos, -lo que es una difamación, y aunque también está suprimida esta ley, no deja de hacer daño moral a las personas y si se las gastan los acreedores financieros. Luego entonces al tercer aviso, viene el corte del servicio de agua. Esto es un atropello de defensa de los  derechos humanos, pero como estos sirven para dos cosas, ahí te ves. En los escritos, tamaño carta, te envían la tarifa de agua, especificando reconexión, atraso, multa, pago de apoyo a reforestación, alcantarillado, etc.; eso sí anotan una multitud de artículos, especiales de esta institución, sin excusa ni pretexto, la debe pagar el usuario o en su defecto, se queda sin el valioso líquido, establecido como primera necesidad. No les importa, si el usuario tiene niños, enfermos, ancianos no tienen dinero para pagar. Y por cierto, se defienden como gato boca arriba. Pues las tarifas son de acuerdo al estrato social, así coman frijoles los dizque de alto nivel económico, y así vivan en un jacal y coman mejor que el     que aparenta capacidad de compra, les cobran conforme a la apariencia; no hacen un estudio socioeconómico del usuario, sino por la apariencia. A estos señores les vale. Y los derechos humanos, ¡bien gracias! Ahora, otro asunto, si tu drenaje presenta desperfectos, tales como hoyancos, tapado u otro desperfecto, se tiene que hacer por escrito el apoyo y pagar el material y la mano de obra y si no vas a hablar con los altos mandos ahí te secas. En la calle Pedro Moreno, en el dichoso pueblo Mágico, ya hubo un caído en el hoyo, pues con el agua, ya se hizo más amplio y un automovilista casi se le revienta su neumático, por no ver este bachetón Ni quien te diga por ahí te pudres. Pues ¿en qué país de miseria vivimos los mexicanos?  Mientras seamos ignorantes, menesterosos y agachados y “religiosos”, seguiremos con la yunta arando para que  otros vivan como reyes. Eso sí, dan un ala para comerse una gallina. Están arreglando algunas calles, construidas en la época de Porfirio Díaz, por su estrechez, propia para circulación de carretas y mulas, sin agraviar a nadie, y para acabar les colocan el mismo adoquín, cuyo material, como es pegado con arena, en las primeras de cambio, nuevamente se vuelven a levantar y a hacer otro gasto de relumbrón y así por los siglos de los siglos. Respecto a los ambulantes, es otro rollo de consideración legal. En primer lugar la Carta Magna lo dice: todo mexicano, puede dedicarse al trabajo que desee, siempre y cuando sea lícito. Y vender como ambulante es lícito; salvo que se venda otro producto, no legal. Y algunos comerciantes en pequeño han acumulados más de 20 años como expendedores de globos, frutas, verduras etc., y la costumbre se hace ley. Ahora resulta que afean la ciudad. Lo que pasa, según me informaron es que los munícipes, reciben un dinerito para conservar el pueblo mágico y si no llenan los requisitos en este tenor, pues no les envían dicho recurso. Por otro lado, los comerciantes establecidos aluden que no pagan impuestos los ambulantes; luego entonces están en la gloria, estos últimos. Todo les regalan sin pagar un solo centavo por su alimento, vestido, servicios y otros. ¡Qué maravilla! Seguramente los empresarios de los mercados, pagan por ellos y por eso su enojo de la “competencia desleal”. Estamos mal. Los leguleyos si quieren de veras hacer leales a su profesión, ayuden al desprotegido, no al que tiene los medios económicos suficientes para defenderse. Y no se hagan como el tío Lolo.